Publicado el Deja un comentario

Un domingo normal

Se puede  decir que un domingo normal en mi casa es un rollo, pero veréis que al final todo tiene su otro punto de vista, y dependiendo como lo veas puede ser un día maravilloso.

Primero despiértate feliz, con ganas de sacarle todo el partido al día que se te presenta. Así es cómo lo hago, vivir sanamente, adaptarme a lo que mi familia necesita y conseguir algo de tiempo para lo que a mi me gusta.

Hoy domingo, mientras todos dormían, me levanté, eran las 7 de la mañana.

Ya había dormido más que un día laboral, en los que me levanto a las 5:45 a.m., había dormido 1 hora y cuarto más de lo habitual, mi cuerpo ya estaba regenerado, descansado y listo para pensar.

En casa el silencio era encantador. La mañana, con todos dormidos es el mejor momento del día que tengo para escribir.

Así que desayuné en 20 minutos y me fui corriendo a escribir.

DESAYUNO SANO DE DOMINGO

  • 1 Naranja, entera, nada de zumito, la fruta hay que tomarla con todo, los zumos solo nos aportan la fructosa (azúcar de la fruta).
  • Café
  • tortilla francesa de 1 huevo con 2 cucharadas de salvado de trigo y 1 cucharada de semillas de lino.
  • Jamón serrano con queso Gouda

Me llevé un café para mi escritorio, disfruté de la escritura hasta las 10:00.

Era momento para ir a buscar unas plantasa un vivero, y acabar la decoración del jardín. Mañana teníamos invitados en casa, y el jarín de verano estaba todavía un poco pobre.

A la vuelta, con nuestro olivo y nuestra cica, ya eran las 12:00, los niños estaban ya levantados, pero sin ganas de hacer nada, así que mi marido y yo aprovechamos para darnos el paseo de los domingos, 1 hora y media a buen paso, hacía frío a pesar de estar en primavera.

Por supuesto que al volver, los niños seguían como los habíamos dejado, en pijama, con las camas sin hacer, sin estudiar, y todo los desayuno sin recoger.

Mi casa, cuando yo no estoy se paraliza, nadie sabe lo que tiene que hacer, o bueno, si lo saben, lo disimulan estupendamente.

 

4 gritos, y todo el mundo en pie para hacer sus tareas.

Y yo…la comida, ¡qué pereza!, con lo que desayuné, no tengo hambre todavía.

COMIDA SANA:

  • Hamburguesas de vacuno, 0.9 hidratos / 100 gr.
  • Ensalada con coliflor cruda, hojas crudas de espinaca, pepino, apio, sal cúrcuma, jenjibre en polvo, aceite y vinagre.
  • Yogurt de soja natural edulcorado Danone, no es el que más me gusta, prefiero el Sojasun natural de soja, pero solo lo puedo comprar en Gadis o en Carrefour, y en otros supermercados solo encuentro el de Danone, que si no hay otra cosa, tiene menos hidratos que un yogurt normal, pero no me gusta porque está edulcorado.

Después de comer no nos quedó más remedio que llevar a nuestra hija pequeña a un cumpleaños:

  •  paseo inutil de coche,
  • vuelta para casa,
  • y un rato de estudio con los mayores.

  • Vuelta en coche a coger a la pequeña del cumple, y a preparar la cena.

CENA SANA

  • Huevos a las plancha para todos, menos para mi que me gusta más la tortilla francesa.
  • Yo ensalada, de espinacas, rúcula, coliflor, pepino, queso de ensalada y toffu.
  • Ellos arroz en blanco con tomate triturado. Yo no tomo arroz, tiene muchos hidratos de carbono y no me gusta demasiado. Solo lo tomo de vez en cuando.
  • Yogurt Natural entero con 3 nueces.
  • Un vaso de leche de soja.

CONCLUSIÓN

Y esto ha sido para mí un día poco activo y poco atractivo :), pero que con tanta familia y tantos compromisos, ha sido imposible exprimirlo más.

No me gusta cocinar, y no pierdo mucho tiempo en la cocina, pero hay cosas que es necesario que alguien haga en casa. Cosí también algún descosido, lavadoras y secadoras, arreglé nuestro dormitorio, y fregué cacharrada de la cocina.

Aún así, y pese a todas las cosas que dejé de hacer por mi familia (ir al gimnasio, a pasear más tiempo, escribir más en el blog, mirar los cursos que estoy haciendo, leer, ver una película para mayores de 18 años, …)

OJALÁ estos domingos con toda la familia junta y feliz, duren muchos años más, el tiempo pasa volando y los hijos crecen tan deprisa que vale la pena pararnos a pensar un poco en la suerte que tenemos y disfrutar estos momentos que nos pueden parecer desde cerca un rollazo.

gracias por leerme.

Deja una respuesta